miércoles, 23 de enero de 2008

Clive Barker's Jericho

El argumento, los escenarios, y los enemigos, van en consonancia para crear un ambiente tétrico, y sobre todo, asqueroso (no lo digo en el sentido peyorativo de la palabra). Tanta sangre y carne por todos lados, hace que el juego sea un poco repugnante para algunos, y su argumento, escrito por Clive Barker (un tipo que estudio filosofía y escribe cómics no podía hacer nada normal), famoso por lo terrorífico de sus creaciones, hace que el juego no sea recomendable para todo tipo de sensibilidades. O para nadie que tenga algún tipo de sensibilidad.

Como este no es mi caso, y el Clive Barker's Undying, fue uno de mis juegos favoritos en su tiempo (como veis el verdadero nombre del juego es la última palabra, el resto es alimento para el ego del autor), me dispuse a jugar a este nuevo engendro, que prometía ser terrorífico.

Dios crea al primogénito, a su imagen y semejanza (¿de que me suena esto?), asexuado, perfecto, y casi divino, pero no le gusta su creación, o más bien, se asusta de su poder, así que hace borrón y cuenta nueva, tira la criatura en una caja (¡La Caja!), y vuelve a empezar. Y ese nuevo comienzo somos los humanos. Al parecer, esto no le sienta muy bien al primogénito, y esta un poco celoso, así busca su venganza en la humanidad (para ser tan perfecto y poderoso, no es un tipo muy original). Pues a algún cazurro se le a ocurrido que sería buena idea dejarle salir, y ha abierto una brecha en la caja. Ahí entramos nosotros, un comando de siete guerreros magos, o brujos con metralletas, según quieras verlo, llamado Jericho (Gerikó), que tiene que entrar, llegar hasta el anfitrión de la fiesta, y convencerlo de que no salga, ya sea por las buenas o por las malas.

Una de las cosas que más impresiona al principio son los enemigos. Con casi toda la musculatura al aire, y esa tendencia a aparecer de la nada para echarsete encima, y si puede ser por la espalda, mejor que mejor. Pero después de un rato, te das cuenta, de que son tipos normales, como tú y como yo, pero sin piel, y eso explica que anden siempre tan escocidos, que no dejen de quejarse y gruñir, y que corran hacía ti, como locos, para que termines con su sufrimiento de cuajo, arrancándoles la cabeza de un buen tiro en ella. Y que hasta el bicho más grande y feo, puede caer, solo hay que saber dónde empujar.

Al principio el juego se hace algo caótico, con muchos personajes, muy diferentes, cada uno de ellos tiene dos armas (o una con dos opciones), a veces modificables (las pistolas del padre Rawling pueden llevar distintos tipos de munición), y dos magias, y, todo dado así desde el principio crea algo de confusión. Pero en cuanto aprendes a manejar las armas, las magias, y a mandar al equipo (se puede desplegar dos equipos por separado -alfa y omega- mandándoles avanzar o detenerse y defender una zona), y a usar a cada personaje en el momento adecuado, el juego se vuelve fácil, jugable y fluido. Lo malo, es que en mi caso esto llego tarde, y cuando tuve estas habilidades ya me había cargado a casi todo el mundo disparando al montón, cosa que también funciona en la mayoría de los casos (aunque si juegas en nivel dificil, te convendra aprender rápido estas cosas).

Por otra parte, sin embargo algunas cosas son muy fáciles, el juego guarda automáticamente, por puntos de control, que supuestamente guarda Cole en su ordenador, y esta misma se encarga de descargarse la munición (esto recuerda al 'necesitamos armas' de matrix, aunque supongo que Cole usa el emule, porque a veces las balas parecen de fogueo), y la exploración es inútil e innecesaria, no vas a encontrar nada nunca, y hay un solo camino para llegar a los sitios, que a veces, incluso te marcan tús compañeros adelantandose, así que tú tira para adelante, y dispara a todo lo que se mueva (no te molestes si lo que se mueve es uno de los tuyos, puede que te roñe un poco, pero no se morirá).

En cuanto a gráficos es correcto, pero siendo un juego actual, y saliendo al tiempo de Crysis, Unreal, y Cod 4, se queda un poco escaso. En cuanto te acostumbras a la sangre, los escenarios se ven un poco desangelados (quizá alguna calavera más le diera un toque a la decoración), faltos de detalles, y las texturas son un poco pobres. De todos modos, la iluminación en correcta, el movimiento fluido, y el juego cumple en el aspecto gráfico, aunque sin destacar en nada.

Las físicas aunque correctas, son extrañas (hemos de recordar que 'en la caja nada se somete a las leyes que hay fuera, ni siquiera la muerte'), pero estas extrañezas cumplen la función de ambientar un poco más la historia, que resulta interesante y sirve para integrarte en el equipo, y en la historia, con pequeñas cinemáticas, en las que vas conociendo el por qué de la caja, qué es esta caja, quién está encerrado allí, y por qué te has metido en ella, que no son molestas, ni cortan el juego ni su dinámica de forma exagerada. Aunque el guión no pasará a la historia como una obra maestra (tampoco es que estemos hablando de literatura), cumple su función, e incluso la supera, pudiendo considerarse como excelente si el final no fuera tan decepcionante.

Aún así, ciertas imposibilidades físicas como caerse a un precipicio (cosa que se agradece, cuando luchas con un bicho alado al borde de un abismo, ya que no miras mucho donde pisas), o poder cruzar unas escaleras saltando de rellano en rellano (hay que ir por las escaleras de escalón en escalón, como un niño bueno), hace que recuerdes que estas jugando a un juego, y que la caja no existe (esto también se agradece), y le quita gracia al juego.

Sea como sea, me parece un buen juego, y si te gustan los argumentos en los que, que se desate el apocalipsis depende de ti, este es tú juego. Si te desmayas con la sangre, mejor prueba otra cosa.

1 comentario:

kurisu neko dijo...

Ahora ya lo tengo todo claro... xD