jueves, 24 de enero de 2008

The Legend of Zelda: Phantom Hourglass

Phantom Hourglass es, de lejos, el juego de la saga Zelda más sorprendente hasta el momento. Incluso para los que hemos jugado al Twilight Princess en la Wii, aquél, como éste, era exactamente lo que esperábamos. ¿O no?... Desde nuestro punto de vista, este juego es el que mejor ha conseguido desarrollar el nuevo lenguaje táctil de la NDS, con detalles tan originales que a veces nos superan. Entre los menores, que no queremos estropearos la diversión, tener que dibujar nuestro propio mapa del tesoro.

En el desarrollo del juego, por supuesto "seremos" Link, el protagonista chiquito y verde de aspecto sosainas y, una vez más, mudo. En este juego, algo más animado que de costumbre, forma una especie de duo cómico con Linebeck, el pirata con quien nos embarcamos para avanzar en la aventura. No perdáis ojo a los comentarios, poses y gestos de este secundario de afán muy protagonista y monetario. Reconoceremos en la aventura a muchos personajes, por ejemplo un hada revoloteando en torno a Link -Ciela-, que grita "Hey" de vez en cuando, pero tanto como en las aventuras de la N64, no os preocupéis. También aparecen más o menos discretamente Gorons, Zoras, el clásico boomerang, las flechas fundamentales y el socorridísimo gancho con cuerda así como toda clase de guiños a aventuras anteriores. Como de costumbre, nos encariñaremos de los nuevos personajes, objetos y razas rápidamente, pues no tienen desperdicio.

Todo esto surge mientras recorremos un vasto mapa marino cuyas áreas nuevas habrá que desbloquear encontrando nuevas rutas mediante las "Cartas Náuticas", artículo fundamental para completar la aventura. La consecución de estas cartas hará que volvamos a un lugar repetidas veces hasta creer que la mazmorra en cuestión no tiene fin, pero será cada vez diferente pues cada vez nosotros llegaremos con armas y objetos diferentes. Por todo ello la extensión de la aventura cubre sobradamente las expectativas de
los más recalcitrantes investigadores y permite, en la línea normal de los Zelda, horas y horas de vicio y diversión mientras exploramos los mares y revisitamos áreas y enemigos vistos que con nuevos objetos cambian notablemente.

El juego nos lleva navegando por los mares, descubriendo así los objetos y enemigos que nos permitirán avanzar en la aventura. Viajaremos de isla en isla acompañados de Linebeck, dibujando las rutas -literalmente- del barco. Los viajes en barco son una parte más de la aventura, y es una parte muy divertida. Controlaremos la visión en la pantalla inferior, saltando obstáculos y disparando a enemigos, medusas dadivosas y ranas doradas. Además descubriremos islas que no están en el mapa, a veces nos las chivarán, así como tesoros en el fondo del mar que nos marcarán con una clásica X, y cuya consecución es por supuesto un minijuego más. A veces conseguiremos de esta manera piezas para el barco que nos permitirán cambiar su aspecto y resistencia. Un item más que coleccionar, al más puro estilo de la saga Zelda.

Lo más sorprendente del juego son los controles: para utilizar el juego hay que implicarse completamente, es decir, si nos encontramos ante una antorcha que haya que apagar, no debemos ir a buscar ni un cubo de agua ni una espada de viento ni nada parecido. Llega con que soplemos. Este juego aprovecha al completo las posibilidades de la consola: el micrófono, la pantalla doble y la pantalla táctil, además de los botones consabidos.

Por todos estos motivos sumados: una historia bien llevada, un entorno amplio y estupendo que explorar, personajes y objetos conocidos y nuevos, y unos controles más que a la altura, The Legend of Zelda: The Phantom Hourglass parece el juego más recomendable de los que conocemos para todos aquellos fans de la saga de Zelda, y todos aquellos que aprecien una buena aventura.

1 comentario:

Pedro dijo...

Muy buena review. Bajo mi punto de vista comentar que el Zelda que más me ha sorprendido hasta el momento es el Zelda Wind Waker de Gamecube, con unos gráficos radicalmente diferentes de los vistos hasta entonces (CELL SHADING) , y muy parecidos a los de este juego.