jueves, 31 de enero de 2008

Para nostálgicos arruinados

Casi todos los que pasamos de la veintena tenemos un punto nostálgico al recordar aquellas consolas de nuestra infancia que siempre quisimos tener, el juego que el cabrón de nuestro vecino nunca nos prestó, o simplemente, queremos jugar a aquel juego que tanto nos había impresionado en su día.

A día de hoy casi todo jugador que se precie conoce las múltiples plataformas de emulación que existen ( Arcade, NES, Master System, SNES, Megadrive, Game Boy, SCUMM, Spectrum, ... ) . Casi todas las consolas actuales que cuentan con scene cuentan con su homebrew para emular a estas máquinas. La PlayStation tenía emuladores, igual que PS2, NDS, GC, PC, etc..

El tema es que el coste para modificar estas plataformas y adaptarlas para ejecutar homebrew, o el precio de las mismas consolas, a veces se puede antojar excesivo.

A día de hoy, la mejor plataforma para emulación a mi juicio es la primera XBOX. Es la única plataforma que soporta alta definición (720p y 1080i) . La modificación de la consola puede realizarse vía software. Una vez modificada, pueden instalarse un montón de emuladores en el disco duro que trae la propia consola (de 8GB) , o incluso cambiárselo y poner uno mayor. O ejecutar los programas homebrew desde un DVD. Incluso es posible instalarle software de media center, con soporte para mp3 y DivX HD o acceso a redes SMB. Y lo mejor de todo, la consola está tirada de precio. Bien en liquidación, o por medios de venta de segunda mano, es posible hacerse con una XBOX por unos 60-80 euros. Sumándole unos 6 euros de un cable de componentes en alta definición, ya lo tendríamos todo.

Dispone de emuladores para la inmensa mayoría de sistemas, desde Spectrum hasta N64, pasando por Mame o ScummVM. La calidad de imagen puede ser realmente alta conectando nuestra consola a un LCD por componentes. Cuenta con un amplio respaldo por parte de una nutrida comunidad de sceeners. Y todo a un precio más que aceptable.

No obstante, si os apasiona el tema de los videojuegos retro, no hay nada como jugar a los juegos en sus plataformas originales. Sentir el tacto de los cartuchos, y la robustez de los mandos de antaño. Añoro aquel pad de SNES. No se ha fabricado desde entonces nada igual para jugar a mi querido Street Fighter II.

No hay comentarios: