miércoles, 13 de febrero de 2008

Sombras de Guerra: La guerra civil española.

Podría haber sido un buen juego. En ciertos momentos parece que tenían ideas, y sabían lo que hacían. La historia no esta mal contada (no me meto en la veracidad de los hechos, no soy profesor de historia), y el sistema de juego parece interesante. Sin embargo da la sensación, después de haberlo jugado bastante (la primera impresión es que es muy malo), de que no terminaron el juego, simplemente abandonaron el proyecto, y lo dejaron tal y como estaba.

A este juego se le ha achacado en innumerables ocasiones que tiene malos gráficos, y no me parece que sea así. Los gráficos son como son, correctos, aunque no impresionantes. Pero si este juego no triunfa (sin duda no lo hará), no será por detalles técnicos de alto nivel, como la iluminación de las farolas y los focos de los coches (que esta bien, todo hay que decirlo), sino porque falla en aspectos que son esenciales para un juego de estrategia, y sobre todo uno de gestión de recursos y batallas en tiempo real.

Los errores básicos (y son de principiantes), a mi modo de ver son tres.

- Incomoda navegabilidad por los menús y durante el juego. Por ejemplo, el menú que aparece cuando pulsas ‘Esc’ (del que no se puede salir volviendo a pulsar la misma tecla) mientras juegas no tiene un botón de cargar partida, así que si quieres cargar una partida guardada porque te están machacando y ya no hay remedio, tienes que abandonar la partida, ver el cartelón de derrota, salir del resumen de las estadísticas de la partida, salir del menú de campaña, y cargar la partida, cuando deberías poder hacerlo con un par de clicks.

- El minimapa es confuso, así que es fácil equivocarse de lugar al pinchar en él e ir al lado contrario de donde no querías.

- La estrategia se reduce a tener más unidades que el enemigo. Debido a que los obstáculos solo pueden detener a nuestras tropas, pero no sus disparos, y que no se tiene en cuenta la posición a la hora de infringir daños, el combate se convierte en una melee a distancia. Todos al mogollón. De nada sirve poner a tus tropas parapetadas tras un muro y armados con morteros, para poder dispara por encima sin ser alcanzados, porque ningún muro detendrá las balas enemigas, o trabajar para conseguir la ventaja de la altura, ya que ni te da más rango de visión, ni ventaja a la hora de combatir.

- Tus soldados son tontos. No saben llegar a los sitios, tienes que guiarlos demasiado, convirtiendo en una tarea tediosa el ir de un lugar a otro, aunque la ruta sea segura si no es totalmente recta. También, dependiendo de sus estados de alerta (defensivo, agresivo, y estático), a veces se empeñan en combatir aunque les mandes huir, o ignoran al enemigo aunque les dispare.

No todo es malo. Las investigaciones son valiosas, y el árbol tecnológico, aunque simple, esta bien, y se nota una gran mejora en el combate si combinas adecuadamente ciertas unidades. Las formaciones son simples, y ayudan a concentrar a tus tropas para que se apoyen o a dispersarlas para que si se ven bajo fuego de mortero o artillería y sufrir así menos daño (o mejor dicho, sufrir el daño en menos unidades). Sin embargo es una pena, que los errores que tiene el juego sean tan decisivos, y que influyan tan negativamente en la jugabilidad (que es al final lo realmente importante en un juego, ni gráficos, ni físicas ni estupideces, que sea fácil y divertido jugar es lo que cuenta), que lo convierte a veces más en una tortura que en un entretenimiento, y aquellas pequeñas pinceladas de talento, no logran suplir sus faltas.

2 comentarios:

Tamara dijo...

Me parece un juego muy bueno para aprender jugando, aunque no dan muchas ganas de comprarlo, la verdad.

Siempre me han gustado este tipo de juegos sobre estrategia bélica, evidentemente me parece que se tienden a comparar con "grandes" como la saga Comandos (para mi uno de los mejores packs de juegos de estrategia existentes en el mercado) y la mayoría de ellos salen perdiendo.

Pienso que se deberían respetar las empresas jóvenes y españolas, pero con algún criterio claro. Soy de los que siempre he pensado en trabajar en una empresa de juegos, la verdad sería genial, pero hay que valorar los contenidos y productos que se desarrollan.

A ver si surgen muchas empresas más para el diseño y creación de juegos (y crean el remedio definitivo para que no se puedan piratear los productos de las mismas).

LeChuck dijo...

Hay muchas vías de "compra" para juegos de PC. Por otra parte, seguro que en dos o tres meses lo tenemos en carrefour a 5 euros.