miércoles, 6 de febrero de 2008

Portal

¿Qué sería del half-life si le quitásemos todos esos puzzles que te hacían estrujarte el cerebro en busca de una salida que parecía no existir? Sin duda no hubiera sido lo que fue. Sin la gracia de arrastrarse por los conductos de ventilación, y tener que resolver ciertos problemas, que en principio no eran propios de un shooter (que hasta entonces se reducían prácticamente a los disparos) no habría marcado un impass que cambio el género para siempre. ¿Y que sería del half-life sin su multitud y variedad de enemigos y aliados? Pues sería el Portal.

Es un juego que no pasará a la historia como un superventas, cosa que sabían sus creadores, ya que lo regalan, por decirlo así, en un montón de packs del Steam. Sin embargo, es un juego al que merece la pena prestarle algo de atención. Es entretenido, y al fin y al cabo, es lo que se espera de los juegos.

El argumento es simple. En su modo historia, somos un sujeto de pruebas, para comprobar la capacidad para superar ciertos obstáculos prediseñados, y poder testear así un nuevo aparato capaz de disparar portales (habrá uno azul y otro naranja) abriéndolos sobre dos superficies, pudiendo atravesarlos y poder llegar así a lugares en principio inaccesibles.

El juego se basa en superar una serie de pruebas (fases), con la ayuda de los portales. Estos puzzles irán aumentando de dificultad poco a poco, añadiéndose nuevos elementos, y complicándose de manera gradual.

Básicamente, cada nueva prueba, se divide en tres tareas: descubrir hasta dónde hay que llegar, descubrir como llegar, y llegar. Exactamente como ciertos momentos del half-life.

Al contrario que en el half-life, la única interacción humana, por llamarlo de alguna manera, son la voz de una computadora algo bromista, y pintadas en la pared, supuestamente de sujetos de pruebas anteriores, que pueden guiarnos en ciertos momentos de duda.

Después de acabar el modo historia habrá unas cuantas misiones adicionales, que puedes jugar en el orden que quieras, para seguir entreteniéndote y liberar ciertos logros.

Los gráficos no son espectaculares ni novedosos. Son correctos y simples. Aunque no necesita más. Usa el motor del half-life 2, así que seguramente ya lo conoceréis, y guarda todo su estilo a la hora de aplicar texturas, y en la ambientación.



El juego es entretenido, y pone a prueba nuestra visión espacial. Aunque no es un imprescindible, si te gustan los puzzles es más que recomendable.


No hay comentarios: