sábado, 15 de marzo de 2008

TIMESHIFT

Eres un científico. Un físico, para ser más concreto. Estas trabajando en un proyecto que persigue dominar el tiempo (y no me refiero al atmosférico). El proyecto esta realizando dos trajes (uno alpha, que ya está terminado), y otro beta, en fase experimental.

A partir de aquí hay al menos una noticia mala por cada una buena. La buena es que los dos trajes funcionan y logran saltar. La mala es que un tiparraco de pocos escrúpulos, coge el traje alpha, salta al pasado y vuela las instalaciones. Otra buena: logras colocarte el traje beta y saltar detrás de él, antes de que todo explote (hay que pedirle cuentas). Otra mala: cuando saltas llegas a una corriente de tiempo alternativa que ha creado Krone (el malo, supongo que aludiendo a Khrónos), y en la que domina el mundo con la misma mano izquierda con la que lo haría Atila el Huno. Noticia buena: Tu traje es más bonito, y tú tienes mejor tipo. Noticia mala: El tipo malo, sabe que estas ahí, y manda a su ejército a por ti. Y no sigo, por que sino acabo destripándoos la historia.

El protagonista parece más un boina verde que un físico. Maneja, como no, todas las armas que se encuentra a la perfección. Las armas tienen algún que otro detalle que resulta novedoso. A parte del típico rifle de asalto con lanzagranadas (puedes retardar la explosión de la granada manteniendo el botón de disparo pulsado), y escopeta, tiene una par de armas de los más curioso. Por nombrar dos, hay una ballesta que dispara flechas que al poco de clavarse, dándole tiempo al enemigo el tiempo justo de retorcerse de dolor antes de morir. También hay una granada que se queda pegada y lanza una descarga que paraliza al enemigo antes de explotar. Una idea inteligente para que no te las devuelvan. O para que no reboten en quien se las lanzas.

Estas armas, combinadas adecuadamente con las capacidades de tú traje de ralentizar, o detener el tiempo (también puedes dar marcha atrás, pero esto parece más útil para los puzzles que para el combate), da tiempo a apuntar, lanzar y esconderte (cubrirse para los valientes), antes de que se llene todo de explosiones.

Con que planees un poco tus ataques y aproveches bien tus capacidades de dominar el tiempo, el juego no resultará difícil. Si vas a pecho descubierto durarás poco. Pero para eso tienes un bonito traje. Otra cosa, procura no gastar del todo tus poderes ya que el tiempo de regenación aumenta considerablemente, y ten siempre el cargador lleno. Se cauteloso, y podrás coger a muchos enemigos por sorpresa. Acabaras con ellos antes de que sepan que ha pasado. Aunque es más divertido que lo sepan. Después de aproximarse a un centinela sin que se de cuenta, parar el tiempo, acertarte y quitarle el arma, vale la pena volver a poner en marcha el tiempo antes de matarlo solo para ver la cara que pone.

Los gráficos son buenos, pero demasiado monótonos. Todos los hombres tiene la misma complexión física, lo que hace que se parezca demasiado (parece que eres el único al que no le daba esteroides en el biberón). Y no aparece una sola mujer en todo el juego. Bueno, una, pero durante las cinemáticas. Los edificios también son muy iguales, enormes, cuadrados, y de metal u hormigón. Sin embargo tienen implementado un buen sistema de daños, y si disparas mucho, puedes cargarte paredes enteras, o hacerle unos boquetes enormes al hormigón (lo que contrasta con que una rejilla ni se doble con un granadazo). También se puede trocear a los enemigos. De hecho, en cuanto consigas la ballesta, no dejarás de hacerlo. Es un vicio.

Por otra parte, la historia es entretenida, el argumento no esta mal, aunque en realidad cuentan tan poco, que llega un momento que deja de resultar interesante. Podrían haber creado una gran saga, si el argumento, y el ambiente estuvieran más cuidados. Aunque lo dejaron todo preparado para una segunda parte.

Después de ver a este manipulador del tiempo, a Gordon Freeman, a ver quien se mete con un físico. Sólo me falta por descubrir que Rambo en realidad era ornitólogo.


No hay comentarios: