miércoles, 30 de julio de 2008

Mario Kart Wii

Si hay dos juegos que los fans de Nintendo llegan esperando para la Wii, esos son el "Smash Bros. Brawl" y el "Mario Kart Wii". El segundo ha caído en nuestras garras, y de hecho llevamos ya unas semanitas probándolo.

No creo que a estas alturas sea necesario explicarle a nadie de qué va el juego: carreras de karts locas por pistas a cada cual más extravagante y sin reglas, donde lo mismo puedes sacar a un contrincante de pista en una curva que descerrajarle un disparo de concha en cuanto se te pone a tiro... En resumen, el mecanismo que lleva funcionándole a nintendo desde la versión de SuperNintendo.


¡¡Conchazo va!! ¡¡Cuerpo a tierra!!

Las preguntas son, por lo tanto, obvias: ¿Era necesaria una versión para Wii? ¿Qué novedades aporta? ¿Merece la pena?

Puede que la temática del Mario Kart esté sobreexplotada, pero todas y cada una de las versiones que hemos podido probar resultan juegos altamente entretenidos, de los que se pueden jugar una y otra vez... ¿Tienes un rato tonto? Pues haces una torre Eiffel con palillos o te echas un par de circuitos al Mario Kart.

Entramos entonces en el capítulo de las novedades... Y la respuesta es un rotundo "depende". Una "novedad" son los gráficos, pero en realidad son muy similares a los de la versión de GameCube. Siguiendo la tónica de las distintas versiones del juego, en esta ocasión se introducen algunos items nuevos (bienvenida la mega-seta del "New Super Mario Bros." de DS), circuitos nuevos y la posibilidad de hacer piruetas en el aire para lograr miniturbos (o por pura chulería, como la barra de vibrato del Guitar Hero...). Al margen de estos pequeños detalles, las dos grandes novedades de este juego son el sistema de control (como en cualquier juego de Wii) y la inclusión de motos junto con los karts típicos.


¡Bienvenidas sean las motos! Más manejables y...
¡pueden hacer caballitos!

Las motos no se diferencian demasiado de los karts (quizá sean un poco más manejables) aunque cuentan con la "ventaja" de poder hacer caballitos, que si bien nos darán un extra de velocidad, hacen que perdamos capacidad de giro y equilibrio. Eso sí, la chulería de conducir una chopper con dos "tubarros" más gordos que la panza de Mario no nos la quita nadie, así que ya sabéis, soltad vuestra vena macarra, amigos...


El sistema de control, como viene siendo habitual, merece un capítulo aparte. ¿Cómo se conduce el Mario Kart? Como quieras, casi literalmente. Al margen del control con el wiimote (del que hablaremos en breve) también se puede controlar con el wiimote + nunchuck (palanca analógica de toda la vida) y con el mando clásico [comprobar si con mando de gamecube]. Pero eso es para los tradicionalistas, y en alosmandos.com abrazamos la novedad. Y la novedad es el control con el propio wiimote: más simple que el mecanismo de un chupete, pero tremendamente efectivo. Inclinad el mando para girar, alzadlo para hacer un caballito o una pirueta, botón para acelerar, otro para disparar, un tercero para derrapar, e incluso hay quien dice que existe un botón de freno (si lo necesitáis es que no habéis cogido muy bien la onda del juego). Para terminar de explotar este filón, papá Nintendo incluye en el pack del juego un pequeño volante en el que incrustar el wiimote, que en contra de lo que pueda parecer, sí ayuda a la conducción (y mejora el acceso al botón B, un poco escondido de otra forma). Por fin toda esa gente que se inclinaba de un lado a otro cuando tanteaba juegos de conducción sacará provecho de sus balanceos. Debéis estar listos para tumbar cuando lo haga vuestra moto, porque inconscientemente oscilaréis unos grados a los lados cuando pongáis la moto casi horizontal y la veáis sacar chispas...


¿Hay algo con lo que no se pueda jugar a este juego?


Sobre si merece la pena, quizás no sea imparcial, porque adoro cada Mario Kart que ha caído en mis manos, pero sin duda diría que sí. Es un juego francamente divertido, que aprovecha perfectamente las características del wiimote y que está salpicado de detalles y guiños. Así, a poco que os despistéis, veréis a los Mii que habéis creado adornando las paredes de un centro comercial, conduciendo coches atravesados para haceros la puñeta, o echándose unos bailecitos con la princesa de turno. Y hablando de Miis, aquellos de vosotros ligeramente egocéntricos, están de enhorabuena, pues entre las novedades de esta versión, y como no podía ser de otra manera, está la de jugar con vuestro Mii, aunque para ello tendréis que desbloquearlo (¿quién dijo que el modo de un jugador no tenía alicientes?). Si después de 8 versiones tenéis ganas de depilar el bigote de Mario con vuestro tubo de escape, ahora lo podréis hacer con vuestras propias manos. Ya no más remordimientos cogiendo al italiano bigotudo porque sea uno de los mejores personajes, o preguntándoos donde está vuestra masculinidad si decidís jugar con Peach... ¡Sed vosotros mismos! Ved como vuestro Mii da la vuelta de honor cuando hagáis morder el polvo a esa panda de cursis.

A estas alturas ya debéis estar pensando que un fanboy de Nintendo os está intentando vender la moto (o el kart, para el caso) y vuestro lado suspicaz dirá "¿Es que no hay pegas? ¿Tan perfecto es el juego?". Pues no, no es perfecto, y sí que hay pegas... En primer lugar, se echa de menos que Nintendo no haya innovado un poco en la forma de juego (¿qué fue de ese prometedor modo de dos personajes por kart de la versión de GameCube?). El segundo gran "pero" de esta entrega son los gráficos. Que la Wii está a años luz (técnicamente hablando) de la 360 y la PlayStation 3 es un hecho, pero en este caso la evolución desde la versión de GameCube ha sido escasa (casi nula). Los gráficos son correctos, pero uno no deja de tener la sensación de que se podía haber exprimido un poco más a la blanquita.

Finalmente, nos queda el inconveniente del modo online. Está muy bien poder jugar con otra gente por internet, pero algo que todavía nos preguntamos es cómo puede Nintendo estar trabajándose tan poco el modo online. Sólo podéis hacer tres elecciones: jugar contra gente de todo el mundo, de vuestro continente, o contra vuestros amiguitos. Punto. No puedes hablar ni comunicarte de ninguna forma con nadie que no sea tu "amigo". Eliges jugar contra gente de todo el mundo, la magia de Nintendo te busca una partida, y ahí estás tú, batiéndote el cobre con Hans, Johnny, Daisuke, Fritz, Pepe, Pierre y quien se tercie, de Noruega, Estados Unidos, Japón, Alemania, España y Francia. Ves a sus muñequitos saludando en el mapamundi, qué simpáticos ellos, juegas y resulta que es la partida de tu vida. Has encontrado unos rivales a tu altura, y la carrera es endiabladamente emocionante... ¡Pues despídete! El señor Miyamoto, o quien sea que corta el bacalao en estos temas, ha tenido la brillante idea de que no puedas contactar con ellos de ninguna forma (ni siquiera con cutre-frases prefabricadas como las damas del Windows XP), no podrás pedirles su código de amigo ni repetir carrera de ninguna forma. Si alguien le encuentra alguna explicación razonable, por favor, que me lo diga. No es que sea necesario algo tan avanzado como el Live! de XBox, pero con todas las actualizaciones que ha sacado, Nintendo ya podía poner algo más de su parte para el juego online, ni que sea gratuito ni que no...


Cosas que encuentras en google buscando Mario Kart Wii

A pesar de estos matices desagradables, el juego es altamente recomendable, y es posible que sea uno de los títulos que mejor envejezcan de vuestra ludoteca, pero siendo uno de los pesos pesados del año, creemos que Nintendo debería haberse esforzado un poco más. Esperemos que el "Smash Bros." sí sea el título rompedor que la Wii se viene mereciendo, pero no por ello dejamos de recomendar el "Mario Kart". Es una compra de la que no os arrepentiréis.

3 comentarios:

Noe dijo...

Anda que soy manturria en ese juego, nunca logro terminar una carrera (aunque también solo he jugado un par de veces)...

Respecto a lo de la imagen, no busques por Hotel Dusk (¡grande juego!)

LeChuck dijo...

Yo por curiosidad acabo de buscar lo de Hotel Dusk en Google Images y me he llevado una desilusión.

Nada de Hentai en las 15 primeras páginas ...

OSKI dijo...

oleee.. que bien comentaooooooo, ya sabia yo que a ti te ponian en el lao de los listos y a mi en el de los tontos por algoooo...
OLEEEEEEE